Renault Arkana Y también-tech híbrido: eficacia sin precisar enchufe

Renault se abre nuevos caminos con el Arkana. Con su último lanzamiento, fabricado en Busán (Corea del Sur) el desarrollador galo pone en el mercado un SUV de carrocería coupé en el segmento mucho más demandado del mercado, el C. Y, alén del indiscutible atrayente estético, apuesta en única por mecánicas microhíbridas y también híbridas para crear su gama de motores, que deja fuera las motorizaciones diésel y asimismo las transmisiones manuales.

Desde marzo Renault ahora ha recibido mucho más de 9.000 pedidos del modelo en Europa, uno de cada cinco en España. Solo en el último mes logró mil pedidos, transformándose en el Renault mucho más demandado entre los particulares. Geniales cantidades que acreditan el aterrizaje de un modelo que, alén de la estética y la eficacia, resalta asimismo por su buena habitabilidad, fruto de su gran guerra -distancia entre ejes- de 2720 mm. En verdad llama la atención lo poco penalizadas que se ven las plazas traseras por la caída del techo, que a pesar del diseño tienen la posibilidad de alojar de manera bastante confortable a los usuarios mayores.

La mecánica mucho más avanzada de la gama es la llamada Y también-tech, de 140CV, que hereda la experiencia de la marca en la Fórmula1 y piensa la app práctica de sobra de 150 patentes distintas de Renault. El sistema conjuga tres motores distintas: un gasolina 1.6 de 4 tubos de 94CV, compuesto por 2 motores eléctricos, uno de 48 CV y un motor de arranque generador de 20CV. Todo el grupo trabaja con una batería de iones de litio de 1,2 kWh que se ubica bajo el maletero, quitando 33 litros de espacio de almacenaje en relación a las ediciones microhíbridas (513 en frente de 480 litros).

banner-abk

El sistema híbrido deja conseguir un consumo homologado medio de solo 4,8 litros a los cien km. En localidad, donde exhibe su mejor desempeño, se puede llegar a conducir hasta un 80% en modo 100 por ciento eléctrico a pesar de que el tamaño de una batería es minúsculo si se equipara con un híbrido enchufable o un eléctrico.

El grupo mecánico podría amoldarse sin enormes inconvenientes a la hibridación enchufable si bien Renault no posee sosprechado ofrecerla a menos que haya demanda para esto. Por ende, la batería solo se recarga a lo largo de la desaceleración y el frenado o a través de la actividad del motor térmico, utilizando energía sobrante. En el transcurso de un paseo en el que primó la conducción urbana nos sorprendió la elevada aptitud de regeneración del sistema eléctrico, mostrada a través de un indicio en el cuadro de instrumentación. La instrumentación, a propósito, es digital, de 4,2; 7 ó 10,2 pulgadas, y se complementa con un display de infoentretenimiento flotante y táctil de 7 ó 9,3 pulgadas.

En contraste a otros híbridos, que apuestan por una caja automática de tipo CVT de variador continuo, Renault ha creado su caja de «crabots» sin embrague, que resulta suavísima al llevar a cabo las transiciones, y que se maneja desde una palanca a través de una conexión by wire -sin cable físico, lo que deja que el sistema sea menos voluminoso y mucho más veloz-. No se han incorporado levas y el cambio se efectúa siempre y en todo momento de manera automática. Exactamente la misma palanca deja escoger un método B o brake -freno- que retiene el vehículo al alzar el pie del acelerador para aumentar al máximo la eficacia.

El sistema Y también-tech acostumbra marchar con silenciosidad, si bien en varias oportunidades puntuales el rumor del motor térmico incrementa sobre lo esperable, si bien esa rumorosidad se traduce en un mayor empuje -en contraste a las cajas CVT-. El Arkana Y también-tech tiene dentro además de esto un método que fuerza la utilización de la mecánica eléctrica a velocidades de hasta 75 km por hora, eludiendo que se active el motor térmico.

El modelo equipa de manera opcional el sistema My Sense, que deja escoger entre múltiples métodos de conducción, entre el equilibrado My Sense, el ECO que prima la eficacia y el Sport que proporciona el máximo desempeño. En marcha, aparte del confort acústico del grupo mecánico -salvo las ocasiones específicas en las que se pide un plus de aceleración- resalta el tacto directo de la dirección, que ha recibido una puesta próximo concreta por la parte de los ingenieros de Renault. Asimismo el buen empuje de los motores, que dan una destacable patada desde parado. Cabe rememorar además de esto que la altura libre al suelo, de 200 mm, deja adentrarse miedo por caminos, si bien Renault no ha dotado al modelo de una manera Off road ni de baja adherencia, y la tracción es siempre y en todo momento frontal.

El Arkana Y también-tech, construído sobre la interfaz CMF-B de la Coalición Renault Nissan -exactamente la misma que el Clio, mucho más avanzada que la del Kadjar-, ahora está libre en los acabados Intens, Zen y R. S. Line, que añade toques estéticos de deportes. Los costos parten de 27.075 euros (1.303 que la opción alternativa con microhibridación, que asimismo luce la etiqueta Eco). Además de esto Renault da una financiación multiopción Preference desde 179 euros por mes, con una entrada de 4.750, que da opción a cambiar de vehículo a los 48 meses. Según Renault las cuotas son afines en las dos mecánicas dado el más destacable valor residual que preservan los automóviles híbridos al terminar el periodo.

Ficha técnica – Arkana Y también-tech

Motor: Y también-tech híbrido de 143CV conformado por un gasolina 1.6 de 4 tubos de 94CV, compuesto por 2 motores eléctricos, uno de 48 CV y un motor de arranque generador de 20CV.

Consumo medio: desde 4,8 litros a los 100 km

Dimensiones (m): 4,56 / 1,82 / 1,57

Maletero: 480 litros

Precio: desde 27.075 euros

banner marciano
banner haren