Isidre Esteve prueba en Marruecos un nuevo combustible con baja huella de carbono

El piloto ha podido rodar por primera vez un combustible renovable creado específicamente para su Toyota Hilux desde el Repsol Technology Lab

banner-abk

A. NOGUEROL El Barco de Ávila

Aunque la
electrificación y la pila de hidrógeno se sitúan como las tecnologías más consolidadas para contribuir a la reducción de emisiones de CO2 en automoción, no son las únicas. Las compañías energéticas y fabricantes de vehículos disponen ya de avanzados combustibles tanto sintéticos como renovables «bio» con los que están realizando importantes pruebas para comprobar su rendimiento y eficiencia.

Es el caso de
Repsol, que ha aprovechado el Rally de Marruecos 2021 para poner a prueba un novedoso combustible renovable en el Toyota Hilux Overdrive de
Isidre Esteve y Txema Villalobos. Este compuesto utiliza un 50% de biocombustible para reducir la huella de carbono manteniendo unas prestaciones óptimas. El Repsol Rally Team lo ha comprobado de primera mano en el arranque de la competición, donde se encuentra luchando por el top 10 de su categoría.

El Rally de Marruecos es una de las pruebas más esperadas de la temporada de raids al tratarse de la antesala previa al gran evento de la temporada,
el Rally Dakar 2022. Las condiciones de esta carrera, tanto a nivel de orografía como de navegación, la convierten en un test perfecto para poder poner a prueba todas las novedades mecánicas que el Repsol Rally Team incorpora esta temporada para lograr un buen resultado.

En el caso de Repsol, el Rally de Marruecos se ha convertido en un hito fundamental en el desarrollo de su programa de competición, ya que tanto en el ‘shakedown’ previo al rally, en la prólogo y en la primera etapa, Isidre Esteve
ha podido probar por primera vez un combustible renovable creado específicamente para su
Toyota Hilux desde el Repsol Technology Lab, un centro de investigación puntero que cuenta con 240 científicos e investigadores, desde donde se ha suministrado el combustible para esta iniciativa y donde se han realizado las pruebas necesarias que permiten garantizar que cumple con todos los requerimientos de calidad.

Se trata de un carburante con baja huella de carbono en cuya formulación
se ha utilizado un 50% de biocombustible, una cantidad importante y con la que Repsol, Toyota y el propio Isidre Esteve buscan lograr que las prestaciones del coche, tanto a nivel de potencia como de comportamiento dinámico, tengan un rendimiento óptimo a la vez que se presenta como una solución más sostenible.

En las tres jornadas de pruebas, Isidre Esteve y su copiloto Txema Villalobos han completado
un total de 500 kilómetros, una distancia valiosa con la que los técnicos de Repsol, en colaboración con el equipo Overdrive Toyota, han analizado todos los datos de la telemetría del coche de Isidre, así como conocer también las sensaciones del piloto catalán y extraer conclusiones sobre el funcionamiento de este nuevo biocombustible.

«Estoy muy contento con el resultado. Lo hemos analizado con los ingenieros de Toyota y
las prestaciones son muy buenas, así que vamos a continuar trabajando para ver si lo podemos utilizar en las próximas competiciones», ha comentado Esteve.

Repsol construirá en su refinería de Cartagena la primera planta de biocombustibles avanzados de bajas emisiones de España, a partir de materias primas recicladas.
La compañía también ha anunciado la instalación en el puerto de Bilbao de uno de los mayores centros productores de combustibles sintéticos cero emisiones netas del mundo a partir de hidrógeno renovable generado con energía también 100% renovable.

banner marciano
banner haren