Ford Galaxy Hybrid y S-Max Hybrid, confort híbrido para viajar en familia

La mecánica híbrida que incorporan deriva del sistema utilizado en el nuevo Kuga, y permite aprovechar hasta el 90% de la energía de las deceleraciones y frenadas

banner-abk

U. MEZCUA Madrid

Ford renueva dos de sus «valencianos» más veteranos, que lucirán a partir de ahora la etiqueta ECO sobre el parabrisas gracias a una nueva mecánica híbrida. Los monovolumen
S-Max y Galaxy, fabricados en la planta de Almusafes, se comercializarán en adelante únicamente con este sistema de propulsión,
con el apellido Hybrid. Combina un motor gasolina con otro eléctrico y una pequeña batería, para ofrecer una potencia de 190CV con un consumo medio de apenas 6,4 litros y una autonomía total superior a los 1.100 kilómetros con un solo depósito.

La mecánica híbrida deriva del sistema utilizado en el nuevo Kuga, y permite aprovechar hasta el
90% de la energía de las deceleraciones y frenadas, que se almacena en una minibatería de 1,1 kW y 60 celdas, que no resta espacio al enorme maletero de ambas versiones. Cabe recordar que en el S-Max alcanza los 1035 litros (2.200 con una sola fila de asientos) y en Galaxy los 1.300 (3.340 si se pliegan los asientos traseros).

Ambos pueden equipar además una
tercera fila de asientos plegables. Si se utilizan, la capacidad del baúl queda en 285 y 300 litros, similar a la que puede ofrecer un coche convencional de cinco plazas. Otra ventaja es que los tres asientos de su segunda fila son independientes, lo que permite alojar hasta tres sillitas infantiles al mismo tiempo.

La mecánica híbrida casa bien con el carácter viajero y confortable de los S-Max y Galaxy, disimulado en el primero por una estética con toques deportivos y una caída más pronunciada de la zaga. Cabe recordar que el segundo, pensado para un comprador que valora el espacio por encima de todo, es 4,4 centímetros más largo y 6,3 más alto.

El arranque es silencioso, dado que se hace en modo eléctrico, y éste comportamiento se mantiene al circular a baja velocidad. El motor eléctrico entra en funcionamiento durante mucho más tiempo de lo que sugiere la autonomía eléctrica homologada de dos kilómetros de la batería, especialmente en ciudad, donde saca provecho de las constantes frenadas en atascos o semáforos. La transmisión es, como sucede con los híbridos, automática (una HF-45 epicicloidal), con un
mando de tipo giratorio que refuerza la sensación de espacio interior, y una función que permite activar o no la retención al levantar el pie del acelerador.

Los nuevos S-Max y Galaxy Hybrid ya están a la venta en los concesionarios españoles, con precios que parten de 40.850 y 47.350 euros. Para el primero de ellos el acabado ST-Line, con toques deportivos y que concentra el grueso de las ventas, parte de 45.460 euros; mientras que el Galaxy solo estará disponible con el completo acabado Titanium. Ford ha aprovechado no obstante la veteranía de ambas carrocerías para ofrecer un potente descuento del 19,5 y el 24,5%, respectivamente.

Ambos modelos pueden incorporar un paquete opcional, denominado Paquete X, que por 3.500 euros añade un buen número de sistemas como apertura sin llave, portón manos libres, ayuda al aparcamiento, control de crucero inteligente, cámara trasera y pantalla de navegación e infoentretenimiento de ocho pulgadas (el cuadro es digital de 10,1 pulgadas).

Ficha técnica – Galaxy Hybrid

– Motor: Duratec 2.5 gasolina de 165CV + eléctrico de 120CV, conjunto de 190CV

– Transmisión: automática epicicloidal

– Dimensiones (m): 4,85/2,14/1,69

– Precio: desde 47.350 euros

Ficha técnica – S-Max Hybrid

– Motor: Duratec 2.5 gasolina de 165CV + eléctrico de 120CV, conjunto de 190CV

– Transmisión: automática epicicloidal

– Dimensiones (m): 4,80/2,14/1,69

– Precio: desde 40.850 euros

banner marciano
banner haren